Dermoabrasión

Procedimientos Auxiliares

Resumen de Dermoabrasión

La dermoabrasión ayuda a regularizar las capas más superficiales de la piel mediante un método quirúrgico no quirúrgico controlado. El tratamiento suaviza las irregularidades de la piel, dándole una apariencia más suave. La dermoabrasión es uno de los métodos más frecuentemente utilizado para mejorar el aspecto de las cicatrices dejadas en la piel facial por accidentes o cirugía previa, o para corregir las cicatrices profundas secuela del acné. También puede utilizarse para suavizar las arrugas finas de la zona de alrededor de la boca. Otra de sus utilidades es la remoción de lesiones precancerosas denominadas queratosis. La dermoabrasión puede realizarse en áreas pequeñas o en la cara completa. Puede usarse sola o en conjunción con otros procedimientos con lifting facial, revisión de cicatrices, láser, o peeling químicos.

Si está considerando la dermoabrasión para mejorar su piel, esta información le dará una comprensión básica del procedimiento -cuando puede ayudarle, como se realiza, y que resultados puede esperar. Es imposible contestar a todas sus dudas con este texto, ya que muchos aspectos dependen de circunstancias personales.

Si está buscando “mejoramiento de la superficie de su cara”, hay diferentes métodos, entre ellos los peeling químicos y el láser. Cada uno de ellos tiene diferentes características. Se preferiere utilizar el láser en el tratamiento de arrugas cutáneas finas que no estén alrededor de la boca, y los peeling químicos en pacientes que no busquen un efecto tan agresivo como el láser. En cuanto a la dermoabrasión consideramos que sus indicaciones más claras son el tratamiento de las cicatrices de acné, las arrugas finas alrededor de la boca (el código de barras), y la mejora de cicatrices faciales.

La dermoabrasión puede mejorar su apariencia y su autoestima, pero ningún tratamiento quita todas las cicatrices o previene el envejecimiento. Sus expectativas deben ser razonables. Le explicaremos que grado de mejoría puede esperar.

Pueden beneficiarse de la dermoabrasión mujeres y hombres de todas las edades, desde jóvenes a pacientes adultos. Aunque los pacientes mayores cicatrizan más lentamente, son más importantes otros factores como tipo de piel, color, e historia médica. En pieles muy oscuras puede haber algún grado de perdida de color, por ello es conveniente tratar lo que denominamos unidades estéticas, que son zonas faciales que tienen un color similar en toda su superficie. Las personas que desarrollan reacciones alérgicas, o que tienen frecuentemente ampollas, pueden experimentar un enrojecimiento mayor. Si tiene pecas, estas pueden desaparecer en el área tratada.

Además preferimos no realizar el tratamiento durante las fases activas del acné, ya que hay un riesgo alto de infección. También puede ocurrir infecciones en pieles sometidas previamente a radioterapia, pieles quemadas, o aquellas ya sometidas a peelings.

La dermoabrasión es una técnica segura cuando es realizada por un cirujano plástico calificado. El riesgo más común es el cambio en la pigmentación de la piel. Puede presentarse en algunos pacientes un oscurecimiento de la piel, generalmente causado por exposición al sol en los días o meses siguientes a la cirugía. Por otro lado, en otras ocasiones la piel puede palidecer ligeramente.

A pesar de que la infección y la cicatrización anormal son raras en estos tratamientos cutáneos, son posibles. Algunos individuos desarrollan tejido cicatricial excesivo (queloides o cicatrices hipertróficas); estas complicaciones suelen ser tratadas mediante la inyección de medicamentos esteroideos, que suavizan o mejoran la cicatriz.

Siempre se reducirá el riesgo, eligiendo un cirujano plástico calificado y siguiendo sus indicaciones.

En su primera consulta, se discutirán sus expectativas, explicándole cual es el resultado posible y los factores que pueden afectar o influenciar el procedimiento, tales como la edad, la condición de la piel, y cirugías plásticas previas.

Se le hará una historia médica, un examen de rutina y fotografías de su cara. Le explicarán con detalle el procedimiento, con los riesgos y beneficios, el periodo de recuperación, y los costes.

Se le darán instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para el tratamiento, incluyendo pautas preoperatorias, y consejos para evitar alguna medicación que pueda afectar al proceso de coagulación. También recibirá instrucciones especiales con respecto al cuidado de la piel previo a la cirugía. Si fuma, le pedirán que deje este hábito una o dos semanas antes del tratamiento, ya que fumar disminuye la circulación sanguínea en la piel e impide la cicatrización.

Es importante, mientras hace los preparativos, que se asegure que va a estar ayudada por un adulto o familiar responsable, que le pueda auxiliar por uno o dos días, si o necesita.

Su tratamiento será realizado generalmente en un hospital o clínica, y como paciente ambulatorio, es decir, sin ingreso. Sin embargo si esta cirugía se complementase con otros tratamientos, o bien por su comodidad, puede permanecer ingresado por un día.

La dermoabrasión se realiza generalmente bajo anestesia local, combinada con una sedación, que le mantendrá despierto pero relajado, y sus molestias serán mínimas. En casos muy severos, en los que puede tener algunas molestias, se utiliza anestesia general. En este caso dormirá durante todo el procedimiento.

La dermoabrasión generalmente dura entre una hora y hora y media, dependiendo del área tratada. No es infrecuente que el procedimiento sea hecho en más de un tiempo. Especialmente si las cicatrices son profundas.

En la dermoabrasión eliminamos las capas más superficiales de la piel con un rodillo que lleva partículas de diamante, unido a una pieza de mano motorizada. La abrasión profundiza hasta que alcanzamos el nivel más seguro de la piel, en el que la cicatriz desaparezca sensiblemente.

Para completar el procedimiento, generalmente se coloca un apósito plástico, que evita el dolor y la formación de costra, y que se mantiene cuatro o cinco días. Algunas veces la cura se hace abierta, es decir, con ayuda de pomadas que mantienen la herida protegida. En este caso se formara un costra, que se ira desprendiendo progresivamente.

Inmediatamente después del procedimiento, su cara estará bastante roja e inflamada, y podrá comer y hablar con dificultad. Puede sentir además alguna molestia que será tratada con medicación antiinflamatoria. La inflamación cederá poco a poco en unos días.

Si recuerda las costras que se forman cuando se cae uno de pequeño, tendrá una idea de lo que se espera cuando la cura es abierta. Se formara una costra que permitirá a la herida curar. La costra se caerá, y debajo aparecerá una piel rosa. Su cara puede presentar prurito o picazón conforme crece la piel nueva y debe protegerla con las pomadas que le indicará su médico tratante. En la cura cerrada no se forman costras y la herida es menos molesta, pero exige que la cara este completamente vendada para evitar la contaminación de la herida.

En cualquier caso, se le darán indicaciones para el cuidado de la piel tras la cirugía. En hombres es muy importante evitar el afeitado con hojillas al principio, usando una maquinilla eléctrica. Es muy importante que siga las indicaciones de su médico exactamente, para asegurar la cicatrización mejor posible.

Si nota que el área tratada comienza a empeorar, en vez de ir a mejor. Por ejemplo, si se empieza a poner roja en exceso, y pica mucho, puede ser un signo de que se esté formando una cicatriz anormal. Dígaselo lo antes posible a su médico tratante, para que así el tratamiento comience antes.

Su nueva piel estará un poco inflamada, sensible, y rosada durante algunas semanas. Durante este tiempo, puede ir recuperando progresivamente su actividad normal.

Normalmente podrá volver al trabajo a las dos o tres semanas. Debe evitar actividades que puedan causar daño a la piel al principio. Y los deportes muy activos deben evitarse al menos durante cuatro a seis semanas. Evite el sol y el viento. Y no se bañe en piscinas con exceso de cloro, al menos en un mes. Pasaran al menos tres o cuatro semanas antes de que pueda beber alcohol sin experimentar un enrojecimiento.

Sobre todo, es importante proteger su piel del sol hasta que el pigmento se haya estabilizado. Esto puede durar entre seis meses y un año.

Los tratamientos de resurfacing ofrecen resultados sorprendentes en la superficie de su piel, pero trataremos algún tiempo hasta conseguir el resultado final, pues hay que permitir a la piel que se recupere y esto llevara algunos meses.

El color rosado de la piel tardara aproximadamente tres meses en atenuarse. Mientras es posible llevar un maquillaje no alergénico o protectores con base, para cuidar su piel. Para cualquier duda, consulte a su cirujano tratante y le dirá cuál es el producto más adecuado. Cuando su nueva piel este repigmentada, el color debe ser muy parecido a las zonas adyacentes, haciendo el procedimiento virtualmente indetectable.

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su cirujano plástico. En caso de duda, su cirujano plástico le proporcionará las aclaraciones oportunas. Si usted está pensando en someterse a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acuda a un Especialista de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, Reconstructiva, Maxilofacial y Estética de la SVCPREM.

· Copyright © 2017 Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica · Dirección: Av. José María Vargas, Torre del Colegio Médico, Piso 2, Oficina F-2. Urb. Santa Fe Norte, Zona Postal 1080, Caracas. ·Teléfonos: 0058-212-979-73-80 / 00-58-212-978-38-86. · RIF: J- 00095628-6

Diseñado y desarrollado por:  TecnologiaSOS.com TecnologiaSOS.com